Esperamos que estas partituras te permitan seguir desarrollando los talentos que Dios te dio para su honra y su gloria y, que al mismo tiempo, puedas edificar a otros, enriqueciendo la adoración a nuestro gran Dios. Porque solo Él es digno de recibir toda la honra, la gloria y el poder.